El CENTRO DE HIPNOSIS ofrece a sus pacientes un método hipnoterapéutico breve, profundo y eficaz. Hemos conseguido integrar en nuestra terapia a través de la hipnosis las técnicas más útiles que existen en la actualidad para la resolución de los problemas de índole psicológica, emocional, adictivas, psicosomática y para el control del dolor.

Estamos ubicados en el centro de Madrid, donde buscamos que usted se sienta mejor, enseñándoles a saber gestionar su problema, para su posterior resolución, reenfocar una situación en un plano diferente al actual o simplemente ponerse en movimiento para obtener ese cambio deseado.

  • La Hipnosis es una técnica muy efectiva, nos ayuda a acceder a nuestro inconsciente, permitiéndonos trabajar los trastornos a un nivel interno, para poder realizar los cambios en un breve periodo de tiempo.
  • La Hipnosis no es mágica, aunque en muchas ocasiones se comporta como tal. Pero, lamentablemente es imposible resolver en una sesión un problema que lleva mucho tiempo instalado.
  • La Hipnosis no debe ser utilizada de forma aislada, sino integrada en otras técnicas terapéuticas las cuales son potentes herramientas.
  • Puede saber más sobre la hipnosis profesional. Hablamos sobre ello en nuestro apartado de técnicas.
Podemos necesitar ayuda a través de la hipnosis profesional por diferentes motivos. No sólo es recomendable acudir a un hipnólogo cuando no nos sentimos bien o no sabemos qué es lo que nos ocurre. Hay momentos en que sí sabemos cuál es nuestro conflicto pero no somos capaces cómo solucionarlo.

Muchos acuden a nuestra consulta porque se sienten mal individualmente, pero también este problema puede afectar las relaciones de la la pareja o la familia. Otras personas requieren de nuestra ayuda a través de la hipnosis profesional por conflictos relacionados con sus hijos, por trastornos de expresión del lenguaje, o lingüísticos o por problemas laborales. También se puede requerir ayuda psicológica cuando necesitamos reorientación, cuando queremos desarrollar nuestras habilidades personales o queremos potenciar nuestros propios recursos.

Un psiquiatra estudia y trata los procesos biológicos relacionados con la salud mental mientras que un psicólogo estudia y trata los procesos psicológicos (pensamientos, emociones y conductas) relacionados con la salud mental.

Al igual que el psicólogo el hipnólogo utiliza las mismas bases, pero a través de la hipnosis profesional, logrando terapias muchos más breves, y con menos tendencia a la confrontación emocional de las contradicciones.

La psicoterapia es un proceso de comunicación entre un hipnólogo hipnoterapeuta (es decir, un profesional de la hipnosis, colegiado y con formación específica en el área de la hipnoterapia y por tanto formado específicamente para evaluar y generar cambios), y su paciente (es decir, una persona que necesita ayuda y se somete voluntariamente a una sesión de hipnosis), que se da con la meta de encontrar una mejoría en la calidad de vida del paciente, buscando ese cambio en su conducta, actitudes manifiestas, pensamientos o emociones, dando lugar a esa motivación necesaria en el interior del paciente para lograr el cambio.
Su hipnólogo ante todo le brindará ayuda a través de la comprensión y la escucha activa, le ayudará a entender porqué se siente mal y a encontrar el origen de sus problemática. Utilizará las técnicas más adecuadas en busca de esos cambios emocionales, que le ayudarán a crear la motivación necesaria para la mejora de su calidad de vida, ayudándole a superar sus limitaciones y potenciando sus recursos internos para aprender a obtener el máximo provecho de ellos.
Es una relación profesional donde el hipnólogo acompaña y orienta al paciente pero sin dirigirlo ni juzgarlo, enseñándole a gestionar sus propios recursos “aquí y ahora” durante todo el proceso terapéutico.

La relación está fundamentada en el estricto respeto mutuo, en la colaboración por ambas partes, en la credibilidad y en la confianza.

Una sesión de hipnosis, es un tiempo para el reencuentro con nosotros mismos, aprendiendo a re-conocernos; es decir, conocernos desde la verdad, aceptarnos tal y como somos, con nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles (nuestros defectos), fomentando en todo momento nuestra autoestima y aprendiendo a resolver y gestionar aquellas dificultades que nos impiden sentirnos plenamente bien.

Gracias a nuestra forma de abordamiento, nuestras terapias son breves y se reducen aproximadamente a la mitad de lo que puede suponer normalmente un tratamiento psicológico. Aún así, es imposible determinar con anterioridad su duración, debido a que depende de muchos factores personales, como es el tipo de problema, la gravedad o grado de cronicidad del caso, el tiempo que lleva el paciente sufriendo, la reacción de la persona a la hipnosis profesional y de la colaboración y el autocompromiso del paciente con la terapia.

El autocompromiso es fundamental, ya que implica, una vez que el paciente solicita ayuda a través de la hipnosis profesional , una asistencia regular a la consulta y la determinación de la propia responsabilidad en proceso de cambio. Esto hace que una terapia sea mucho más corta y resolutiva, que una basada en la apatía; apatía que muchas veces es por la falta de comunicación, sensibilidad y comprensión del profesional .

Algo que dificulta mucho el avance rápido de una terapia es no ser conscientes que un problema que lleva conviviendo con nosotros mucho tiempo difícilmente puede resolverse en unas pocas sesiones. Nuestra experiencia nos indica que gran parte de los problemas se suelen resolver en un periodo aproximado que suele oscilar entre los 2 y los 4 meses. No obstante, algunos se resuelven en unas pocas sesiones y otros implican realizar una terapia de larga duración.

Somos conscientes de que realizar un proceso hipnoterapéutico requiere asumir un gran esfuerzo personal y económico, pero creemos que no hay mejor inversión que la que incide en nuestro bienestar y nos ayuda a alcanzar la mejor versión de nosotros mismos.

Al principio es necesario asistir una vez por semana o cada quince días, dependiendo de la evolución personal. Cuando la persona esté estabilizada se pasará a espaciar cada vez más las consultas hasta el alta definitiva.
El precio se ajusta a los honorarios que establece el colegio profesional al que pertenece la consulta. En la primera visita al centro se informa al paciente sobre todos los aspectos que tienen que ver con la terapia a seguir, su duración y frecuencia de las sesiones.
Para ejercer profesionalmente como hipnólogo es necesario estar colegiado. La confidencialidad es un requisito que impone el código deontológico del colegio convirtiéndose en una de las obligaciones principales del hipnólogo.
Es lógico que una persona que va experimentar una terapia nueva, en un centro nuevo, tenga derecho a saber dónde va a invertir su tiempo y dinero y en manos de quién se va poner, conocer el centro, las titulaciones, etc. Es un primer contacto muy valioso para todas las partes.

Por ello, nuestro centro ofrece esa consulta previa gratuita para todos aquellos pacientes que deseen hacerla.

Sobre todo, cuando la terapia es una terapia de más de una sesión el paciente tiene derecho a hacer todo tipo de pregunta relacionadas con el tratamiento.

En ningún caso la consulta previa informátiva es una consulta de trabajo, sobre la dolencia del paciente. Es una toma de contacto más personal, donde el paciente puede evaluar si quiere iniciar tratamiento o si prefiere esperar, o simplemente no hacerlo.

Lo que buscamos es que el paciente se sienta en todo momento cómodo, tranquilo y confiado con el paso que va a dar.

Le esperamos, póngase en contacto con nosotros.